setesca3.jpg

Informe sobre el estado
de la economía. 14 septiembre 2022

Señalan los expertos que al fin las bolsas rompieron la línea de tres semanas de caídas, en un punto donde prácticamente se había erosionado la mitad del rally de verano. Es posible que el miedo a la inflación se haya moderado, gracias en parte a la caída del precio del petróleo a mediados de la semana pasada (niveles más bajos desde la invasión de Ucrania). El índice de bolsas mundiales agregadas recuperó un +2.7%, EEUU recuperó de media +3.7% y Europa +0.8%. 

 

 

Para los analístas financieros sin duda lo más relevante esta semana ha sido la decisión del BCE aumentado tipos de interés básicos en 0,75%, cifra récord, en un intento de frenar la inflación. El tipo de depósito se sitúa ahora en el 0,75%, mientras que el tipo de refinanciación se sitúa en el 1,25%, sus niveles más altos desde 2011. Para Lagarde es importante avanzar con la  transición desde el nivel actual altamente acomodaticio de tipos de interés oficiales hacia niveles que garanticen la vuelta a la inflación con objetivo del 2% a medio. Con esto, ya se ha anunciado que es probable que se produzcan más subidas de tipos. Sus expectativas de inflación, serán la base para la toma de decisiónes y por el momento, siguen muy elevadas.

 

 

Los expertos muestran la evidencia de que Europa atraviesa un periodo complicado y que los Estados deben buscar soluciones para ayudar a las familias de ahora en adelante. En Alemania, el Canciller Scholz dijo que el gobierno gastará 65.000 millones de euros para proteger a los hogares y empresas, con un impuesto sobre las compañías eléctricas. Por otra parte, Finlandia, Suecia, Suiza y el Reino Unido han prometido ayuda con liquidez de emergencia para los generadores de electricidad que se enfrentan a una posible crisis de liquidez ante el fuerte aumento de garantías exigidas para cubrir la producción futura. El debate entre los ministros de Energía se va a centrar en la intervención en el mercado de la electricidad, con topes de precios, posibles límites a los precios de las importaciones de gas ruso, impuestos extraordinarios o esfuerzos por mejorar la eficiencia energética.

 

Llegados a este punto, los expertos esperaban que  la inflación que se mantuviera elevada en el primer semestre para luego iniciar un proceso de normalización y descenso gradual en la segunda mitad del año, a medida que los cuellos de botella de la oferta se relajaban y el consumo rotaba de bienes a servicios, con impacto sobre precios de materiales. La realidad es otra; los precios se han mantenido más altos durante más tiempo, con la energía como principal motivo y el proceso de ajuste y transición de ciclo, lleva más tiempo del esperado.

 

El llamado efecto base (comparar año actual con pasado, que ya era alto) o la relajación en restricción de oferta, no han sumado. Tanto energía como materiales (con la derivada de Ucrania por medio), han hecho que el primer semestre los precios se hayan mantenido altos durante más tiempo. Como nota positiva, tanto precios generales como básicos (que excluyen alimentos y energía), han empezado a tender a la baja. Se sigue  pensando que la moderación de precios irá llegando, pero el plazo de estabilización está siendo mayor del pensado.

 

 

 

CONCLUSIONES DE LOS EXPERTOS EN ECONOMÍA

 

Inflación y tipos de interés son la clave del comportamiento del mercado este año.  Los estilos y sectores más vinculados a alto crecimiento y tecnología han sido los más afectadas, por un entorno económico de crecimiento más lento y una mayor sensibilidad a la subida de los tipos de interés. Así, los sectores especulativos del mercado han sido los más afectados, mientras que las inversiones de valor y las empresas de alta calidad que pagan dividendos han resistido mejor. Tras caer más de un 20% este año, la renta variable ha experimentado un razonable repunte, subiendo más de un 15% desde mediados de junio hasta mediados de agosto. Es un dato positivo, pero no es un claro síntoma de cambio de rumbo.

 

Los expertos creen que los niveles mínimos de junio ponen en precio el escenario de recesión que viene adelantándose, además de un cierto pesimismo en torno a las perspectivas económicas y de beneficios. Y aunque eso significa una fragilidad mayor de la economía y desde este punto no tiene por qué provocar otro tramo de corrección fuerte a la baja, tampoco creemos que hayamos visto el fin de la volatilidad en las bolsas o los tipos de interés. Asimismo afirman que estamos en medio de un proceso de "tocar fondo" para los mercados, navegando por una recuperación en forma de U, en lugar de un rebote en forma de V, como el visto después del efecto Covid; en este caso, las herramientas que lo impulsaron, no están presentes. 

 

Los expertos preguntados ante qué se necesita para una recuperación sólida y duradera del mercado, responden:

 

  1. Varios meses de descenso de la inflación: Aunque la cuenta atrás está activada, serán necesarios algunos meses. El próximo report sobre la inflación de EEUU (esta semana), representa una nota fundamental de este elemento.

  2. Resistencia en la economía y los beneficios: La economía está resistiendo razonablemente bien, aunque creemos que las revisiones a la baja de los beneficios empresariales podrían ser un catalizador de nuevas oscilaciones del mercado.

  3. Un reajuste de las valoraciones: En nuestra opinión, las valoraciones han bajado significativamente, ya que los mercados han descontado un gran escenario de pesimismo.


datos-economia.jpg